Nadie lee mi blog

Nadie lee mi blog. Estoy segura de que más de una vez has pensado esto delante del ordenador, resoplando mientras ves tu blog perfectamente cuidado, tus artículos trabajados durante horas, tu dedicación absoluta a ese proyecto. Has leído cientos de artículos de “gurús” y sus consejos para conseguir 100.000 visitas en seis meses pero con suerte te acercas a 1.000 visitas al mes.

Y claro, te sientes culpable. ¿Qué hago mal, si ellos lo ponen tan fácil y tienen tanto éxito? ¿Por qué nadie lee mi blog? Pues lo primero que haces mal es compararte con otros y lo segundo, creerte a pies juntillas todo lo que cuentan. Créeme, más de uno que presume de recibir miles de visitas al día tan sólo “generando buen contenido y prestando atención a las palabras clave” en realidad dedican tiempo a comprar visitas. Muy respetable siempre y cuando no intentes vender la moto a los que empiezan.

Nadie lee mi blog

A ver: no hay una fórmula mágica para que las visitas a tu blog se disparen. Esto es algo de lo que te tienes que mentalizar: la práctica, el esfuerzo y la paciencia deben ser tus principales herramientas y aún así, tardarás meses en comenzar a ver resultados de verdad. Puedes acelerar el proceso dedicando varias horas al día, tú eliges.

En mi caso, el avance es lento, desesperadamente lento, pero es que no puedo dedicar mucho tiempo diario al blog, es lo que hay y por eso asumo que casi nadie lee mi blog. Cuando veo las irrisorias cifras de Analytics no me enfado ni me vengo abajo: sé que yo podría cambiarlas dedicando más tiempo al blog pero simplemente, ahora mismo no me es posible por otros proyector profesionales.

¿Por qué te cuento esto? Porque tienes que ser realista. Si combinas tu blog con un trabajo a tiempo completo y además, tienes pareja, familia, amigos… Lo normal es que no puedas dedicarle tiempo y por ende, lo normal es que las cosas con tu blog avancen despacio. Hace tiempo leí a un “gurú” que afirmaba que él había sacrificado su vida personal para tener éxito con su blog. Bien, es otra opción: tú decides.

Ahora, no todo van a ser excusas. Además del tiempo que dediques al blog y de lo despacio que funcionan estas cosas, también puede haber cosas que estés haciendo mal. Aquí te propongo una lista para ver si te identificas con alguna de ellas.

¿Por qué nadie lee mi blog?

No has identificado a tu público

Conocer a tu público objetivo es vital para poder conseguir lectores. Si simplemente disparas post sin ton ni son, sin pensar bien qué tipo de personas quienes que lo lean, al final será como salir a la calle con un megáfono. De diez personas que te escuchen, quizá te preste atención una. ¿No será mejor hablar directamente con el tipo de personas al que quieres atraer?

No sabes qué quiere tu público

Este punto en realidad deriva del anterior. Si no sabes a quién hablas, no sabes qué quiere y, por tanto, no sabes qué ofrecerle. Una vez que tengas claro a quién te vas a dirigir y qué es lo que necesita, sabrás exactamente qué tipo de contenido le interesa y podrás ofrecérselo.

Tu estilo no pega con tu marca

Aquí depende mucho de cómo quieras que te vean tus lectores. Si quieres un blog personal y te muestras cercano, todo irá bien, pero si tienes un blog con un aspecto muy profesional y después en tu contenido eres demasiado cotidiano (o al revés), se produce una incoherencia que puede confundir a tu público.

Te centras demasiado en tus productos, servicios o promociones

Esto es aplicable si usas tu blog como plataforma para tu negocio o tus servicios. Recuerda que la gente se cansa enseguida del autobombo así que deberías medir la cantidad de promoción que haces en tu blog acerca de lo que ofreces. No todos tus post tienen que incluir un enlace a tus servicios y tarifas 😉

No eres constante

Cuando estás empezando, es raro que los lectores estén deseando que llegue el día en el que publicas, pero deberías acostumbrarte a programar tus post. No solamente te vendrá bien para tu propia organización sino que más adelante, cuando tengas un público estable, sabrán que tendrás algo nuevo cada tres días, cada semana o sea cual sea la frecuencia de publicación que estimes.

Además, imagina que alguien llega a tu blog y ves que una semana has publicado dos veces, pero que antes de eso llevabas tres semanas sin escribir. Nadie se suscribe a un blog que no parece activo o que es activo a tropezones.

No estás analizando los resultados de tus post

Existen post de muchos tipos: listas, guías, tutoriales, consejos… Leerás mucho acerca de cuáles son los que mejor funcionan pero lo mejor es que compruebes cómo funcionan los tuyos. Haz pruebas y toma nota de cuáles reciben más visitas, cuáles se comparten más… De esa forma verás qué es lo que se te da mejor y qué es lo que más gusta a tu público.

No estás cuidando el aspecto de tus post

Hay muchas cosas que atender cuando estás preparando un post para publicar: elegir y editar las imágenes, crear una infografía (si se tercia), dividir los párrafos, añadir negritas y cursivas, poner enlaces, revisar la ortografía… Todo esto está enfocado a facilitar la lectura a tu audiencia. ¿No te ha pasado que has llegado a webs y blogs donde había un mazacote de letras por texto y has huido espantado?

No facilitas que tu contenido se comparta

A lo mejor alguien ha leído uno de tus post y quiere compartirlo. Busca los botones de compartir en redes sociales y no los encuentra. Y tras un resoplido, piensa “bah” y se larga sin compartirlo. Pensarás que no cuesta tanto copiar el link y pegarlo en la red social de turno pero créeme, CUESTA. Piensa en las veces que lo has hecho y en lo cómodo que te resulta en realidad poder compartir con un solo click. Yo uso el plugin SumoMe.

No estás cuidando los títulos de tus post

Aquí tampoco existe la ciencia exacta pero sí que merece la pena dedicar un rato a elegir el mejor título para un post y tratar que sea lo más atractivo posible. Una vez más, piensa por qué eliges leer unos artículos sí y otros no cuando estás revisando tu Feedly o la timeline de tus redes sociales.

No te promocionas lo suficiente en las redes sociales

No hay que depender exclusivamente de las redes sociales pero en realidad, resultan una manera increíble de promocionar tu contenido. No tengas miedo de publicarlo varias veces al día, especialmente en Twitter, aunque sé más cuidadoso en los grupos de Facebook o Google+ porque pueden considerarte un spammer. Y acuérdate de compartir también los artículos antiguos. Por cierto, ¿conoces Revival Old Post para Twitter?

No aprovechas el email marketing

Reconozco que el email marketing es una de mis asignaturas pendientes pero sí que procuro usarlo al menos para lo mínimo: avisar a mis suscriptores de que hay contenido nuevo en el blog.

 

Espero que con estos consejos puedas mejorar el alcance de tu blog pero recuerda: no temas al trabajo y cultiva la paciencia. Serán tus mejores aliados.

facebook-profile-picture

Soy una chica multitarea: redactora, Community Manager, guía turística y además, historiadora. Curiosa y autodidacta por definición, jamás me quedo con una duda: busco y busco hasta que me quedo satisfecha. Puedes encontrarme también en Céltica Hispana, donde desarrollo mi faceta de historiadora hablando sobre los celtas de la Península Ibérica.

10 pensamientos en “Nadie lee mi blog

  1. Nuño Valencia

    Todos cuando empezamos pensamos “está en internet todo el mundo lo puede ver, por lo tanto todo el mundo lo verá” pero la cosa es complicada, hay que hacer un buen trabajo en redes sociales y en SEO y aún así, al menos el mío me parece que lo lee poquísima gente.

    1. facebook-profile-pictureLaura Díaz Autor de la entrada

      ¡Hola Nuño!

      Sí, es el error en el que caemos todos, pensar que con estar en Internet ya bastante, que la gente nos irá encontrando y esto echará a rodar solo, jajaja.

      Somos muchísimos bloggers en español; por un lado desmotiva porque es difícil destacar pero por otro lado, tener competencia es bueno para tratar de ser mejores cada día y aprender de los errores y de la experiencia.

      Hay que tener paciencia y no dejar de luchar 🙂

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

  2. Cova

    Hola Laura

    Me he sentido muy identificada con lo que has comentado de los gurús.

    Cuando yo empecé, me había leído un tutorial en el que te decía que entre que te lo comparten los amigos y la familia que 100 visitas al día está bien para empezar.

    Imagínate cuando empezaban a pasar los días y a lo mejor eran 20 visitas. De las que claro, 10 sería yo misma (todavía no sabía cómo borrar mis visitas de analytics) y otras 10 era spam 😀 😀 De traca

    Mi tráfico es que haya subido mucho desde entonces, pero bueno ahora que conozco más este mundo, me quedo con lo que las personas van diciéndome en los comentarios.

    Esto es una carrera a largo plazo y una especie de lucha contra uno mismo para no desmotivarse aunque no se vean resultados rápidos.

    Un saludazo!

    Cova

    1. facebook-profile-pictureLaura Díaz Autor de la entrada

      ¡Hola Cova!

      Efectivamente, empiezas a moverte por aquí, haces cálculos, te crees lo que te cuentan… y al final te deprimes porque crees que no vales o que lo estás haciendo todo mal.

      Como dices, lo mejor es la reacción de la gente, ver que los que te leen, aunque sean pocos, te siguen, se sienten identificados contigo y te animan a seguir y a mejorar. A mí me encanta ver que prácticamente todos mis post tienen algún comentario, aunque sea uno, porque quiere decir que alguien se ha parado a decirme que le ha gustado lo que he escrito e incluso me han dado ideas para mejorar un post.

      ¡A seguir luchando!

      Un besazo

  3. Luis Méndez Alejo

    Hola Laura,

    Cito: “Además, imagina que alguien llega a tu blog y ves que una semana has publicado dos veces, pero que antes de eso llevabas tres semanas sin escribir. Nadie se suscribe a un blog que no parece activo o que es activo a tropezones.”

    ¿Has llegado has aquí para sacar nuestras flaquezas a la luz? ?

    Lamentablemente los que como tu bien dices “trabajamos a tiempo completo, tenemos familia, perros (o gatos 😛 ), amigos y obligaciones fuera del teclado, acabamos procrastinando la obligación autoimpuesta de publicar a cualquier precio.

    Mis números han caído estrepitosamente, y me siento fatal por ello, he pasado de publicar 25 o casi 30 post al mes a publicar 9 o 10 miserables post (eso si, de 1200 – 1700 palabras) y no me consuela pensar que podría haberlo hecho mejor, simplemente porque no lo he hecho y lo que cuentan con LAS ACCIONES y no las intenciones.

    Mi blog recibía una dosis alta de visitas, hasta que un día zasss!! Panda me hizo la vida imposible con el bendito algoritmo y caí a niveles casi del infra-abismo y desde entonces ramoneo aquí y allá una pocas visitas al día y si llego a 2000 al mes es ya un logro.

    ¿Me preocupan las visitas?, no lo se la verdad. Me preocupa más mi candencia y mis propósitos, porque al final detrás de ellos se esconden otros miedos o carencias que aún, a estas alturas de la vida, no consigo descubrir, pero mientras van haciendo mella en mi de manera que voy declinando mis propias obligaciones, o al menos mis propósitos.

    ¿Quien tiene la llave del éxito? ni idea, pero mientras quiero seguir pensando que el propósito de enmienda es el valor añadido que ahora mismo sustenta mis pensamientos positivos con respecto de mi blog (porque otros Blogs más o menos ahí voy empujándolos).

    Gracias pro recordarnos que somos débiles y que necesitamos centrar nuestros objetivos con más frecuencia.

    Mientras ……yo si te leo! 🙂

    Abrazos!!

    1. facebook-profile-pictureLaura Díaz Autor de la entrada

      ¡Hola, Luis!

      ¡Qué gusto volver a verte por aquí! Me alegro de que muchos os estéis viendo reflejados en este post, ¡es que no somos perfectos! No somos bloggers genialosos que controlamos todo, que nada nos preocupa, que todo lo hacemos bien… Un autotirón de orejas no viene mal para espabilarnos y como dices, el propósito de enmienda al final es lo positivo que sacamos de todo esto.

      Por otro lado… En serio, OJALÁ yo pudiera sacar 10 post al mes, estoy sacando 4 y de milagro así que me he quedado muerta al leer eso, jajaja! 10 post al mes de esa cantidad de palabras ya es algo genial aunque claro, si comparas con tu ritmo anterior te da la sensación de que es peor. Yo antes publicaba de 2 a 3 post semanales, cortitos y sencillos. Ahora he tenido que pasar a uno a la semana pero con algo más de contenido, y aún así me quedo rondando las 1000 palabras, ¡es que no me da la vida para más!

      Pero bueno, no hay que agobiarse, ojalá pudiéramos dedicarnos a esto a jornada completa pero hay que comer, pagar facturas y salir a la calle de vez en cuando así que… 😛

      Un abrazo, gracias por pasarte por aquí 🙂

  4. Sonni Vasquez

    Es cierto aveces es complicado cuando empiezas por eso antes de crear una web o blog hay que pensar en los objetivos y las estrategias que se va a utilizar para llevarlo al éxito.

    1. facebook-profile-pictureLaura Díaz Autor de la entrada

      ¡Exacto, Sonni, muy buen punto!

      Tener una estrategia previa es lo mejor: saber cuál es tu público objetivo, qué tono quieres darle, qué frecuencia de publicación vas a tener, cómo vas a promocionarlo… 🙂

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

  5. franchesca

    Hola bella

    Yo este año empece con esto del blog pero me a costado mucho ser constante ademas que me emociono y hablo de muchos temas jajaja pero bueno este post me hizo darme cuenta de algunos de mis errores e intentare seguir mejorando, aveces me dan ganas de borrarlo porque apenas tengo visitas pero hay que echarle ganas y dar lo mejor de uno antes de rendirse <3 ojala con tus consejos mejore, gracias y saludos

    1. facebook-profile-pictureLaura Díaz Autor de la entrada

      ¡Hola Franchesca!

      El secreto es la paciencia y la constancia… Todos pasamos por esas etapas en la que nos desesperamos porque después de todo el trabajo que lleva hacer un post, a nadie parece interesarle. Tu blog me ha gustado mucho, la verdad, será cuestión de tiempo que empieces a tener visitas y lectores habituales y entonces te sentirás orgullosa de tu esfuerzo y sobretodo, más animada para seguir trabajando

      ¡Gracias por tu comentario! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *