Mis 3 primeros errores en Social Media

Los que estamos empezando en este mundo de los blogger y queremos dedicarnos a ello de una forma seria y profesional, más allá del simple entretenimiento, solemos dedicarnos a leer con avidez todo lo que caiga en nuestras manos acerca del tema. Buscamos a los más influyentes del sector, memorizamos consejos, buscamos información, seguimos al pie de la letra las instrucciones y recomendaciones de aquellos que saben más que nosotros… Pero aún así, es inevitable cometer errores. ¿No te sientes identificado?

Apenas llevo un mes con este blog y aunque muy poquito a poco voy viendo mejoras conforme aplico todo lo que aprendo, la experiencia propia sin duda es la mejor maestra que puedas tener. Por si te sirviera de algo, te voy a contar los principales tres errores que he cometido por si pudieran servirte de algo.

errores-social-media

1.No cuidar la manera de compartir los post.

Compartir tus artículos en redes sociales es una de las acciones para divulgar nuestro blog que jamás debemos obviar. La ley número 1 es crear títulos atractivos que inviten a los lectores a clickar en el link para leer tu artículo. Si no se entra por los ojos, si no logras captar la atención del lector y se va hacia otro lado… estás perdiendo. Pero me he dado cuenta de que no sólo es importante atraer a los lectores -y posibles suscriptores- sino que hay que tener en cuenta otros factores.

Por ejemplo, en este post sobre nuestro tweet más retuiteado os hablaba de una herramienta sencilla y útil para conocer cuál ha sido nuestro tweet más retuiteado. ¿Cuál fue mi error? Al compartirlo en las redes sociales, adjunté con el link una imagen en la que mencionaba el nombre de esta herramienta. ¿Qué pasó? La gente no necesitaba siquiera entrar al post para leerlo: yo misma les estaba dando la información en una sola imagen. Lección aprendida: hay que despertar la curiosidad del lector sobre nuestro artículo.

2. Tener vergüenza, pensar que “voy a ser un pesado”

Otro de los consejos que suelen leerse a menudo para bloggers es tratar de captar la atención de “influencers” del sector bien mediante menciones que vengan al caso, escribiéndoles algún email para ofrecerles algún tipo de colaboración o cualquiera otra cosa que nos haga visibles ante aquellos que tienen influencia en el sector de nuestro interés. Mi problema ha sido siempre el no querer ser pesada o pensar que no tengo nada que ofrecer a gente que sabe mucho más que yo.

De nuevo, otro craso error. La mayor parte de los bloggers influyentes están encantados de echar una mano dentro de lo posible y he podido comprobar que si, por ejemplo, al compartir su trabajo se les menciona, son agradecidos e incluso pueden hacer un retuit que dispare nuestros seguidores en Twitter y por tanto, facilita la lectura de nuestro blog a más gente. Lección aprendida: no hay que tener miedo de querer ser reconocido.

3.Obsesionarse con las métricas

Obviamente, las métricas son un factor muy a tener en cuenta para conocer qué es lo que está pasando en nuestro blog. Cuánta gente nos visita, cuántas veces, qué es lo que más les gusta, cuánto tiempo permanecen en nuestra página… son datos que nos ayudarán a mejorar y a aumentar el número de visitas en nuestro blog.

Sin embargo, hay que evitar obsesionarse y estar comprobando las métricas a cada minuto, simplemente por una cuestión de moral. Si durante una hora miras las estadísticas y ves que en ese rato apenas han entrado 10 personas en tu blog, el desánimo puede invadirte y es lo menos recomendable cuando estás en plena promoción de tu página. Mi consejo, y es algo que me estoy aplicando a mí misma, es consultar las métricas una vez al día. Lección aprendida: las métricas son importantes, tu moral lo es más.

Y vosotros, ¿cuáles han sido vuestros errores de principiante? ¿Cómo los habéis resuelto? ¡Contadme! 🙂

facebook-profile-picture

Soy una chica multitarea: redactora, Community Manager, guía turística y además, historiadora. Curiosa y autodidacta por definición, jamás me quedo con una duda: busco y busco hasta que me quedo satisfecha. Puedes encontrarme también en Céltica Hispana, donde desarrollo mi faceta de historiadora hablando sobre los celtas de la Península Ibérica.

Etiquetado en: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *